Venga después


–Su hermano se encuentra en perfecto estado, señor Rodríguez, lo hemos curado del todo, ya está listo para regresar a casa –me dijo la psiquiatra del instituto.
–¡Bella, bella como las sirenas y el alcohol! –empezó a cantar mi hermano desde afuera de la oficina de la doctora.
–No me dejas conversar tranquila, pero gracias –expresó la psiquiatra.
–No era para usted, era para su reflejo –dijo mi hermano, antes que se lo llevaran de regreso a su habitación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mí

Mi foto

Creativo publicitario que le gusta escribir, viajar y pasear por el mundo, acompañado por una mochila en la que siempre cargo un libro y una libreta.

Seguidores