Que Dios te salve, María


La sociedad la llamó valiente, sus hijas la consideraron una mujer ejemplar, y a pesar de que sus suegros la etiquetaron de asesina, el juez la declaró inocente; no sin antes lanzarle un guiño con su ojo derecho, mientras María le echaba una mirada coqueta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mí

Mi foto

Creativo publicitario que le gusta escribir, viajar y pasear por el mundo, acompañado por una mochila en la que siempre cargo un libro y una libreta.

Seguidores